Publicidad

Coincidencia, casualidad, causalidad o "Diosidad"

Diosidades

¿Es realmente una coincidencia, es una casualidad? ¿O es una causalidad o "Diosidad"?  Estas casualidades, no solo pasan una vez sino posiblemente varias veces en tu vida y tú simplemente dices, ¡mira qué casualidad esta!

- Univision Radio

¡Qué coincidencia!
 
Muchas veces, estamos pensando en alguien, que quizás no hemos visto en algún tiempo, y pensamos que deberíamos haber hecho un esfuerzo en ver, y realmente sentimos en nuestro corazón las alegrías y situaciones que hemos pasado con esa persona. Y de momento, si no ese minuto, ese día, ¡nos lo encontramos!  ¡Qué coincidencia, yo estaba pensando en ti!

¿Es realmente una coincidencia, es una casualidad? ¿O es una causalidad o "Diosidad"?

Estas casualidades, no solo pasan una vez sino posiblemente varias veces en tu vida y tú simplemente dices, ¡mira qué casualidad esta!

Creo que me puedo remontar al pasado, a tantos libros que hablan sobre esto, inclusive el mencionar a Deepak Chopra, médico y escritor, el cual habla sobre lo que es la sincronización. Un término, que viene de la palabra "chronis" que significa " a tiempo" on "en tiempo", es esencialmente que ocurre en un momento planeado, a su tiempo exacto.

Eso significa, que lo que ocurre como si fuera una coincidencia, es ciertamente algo que no es por ti planeado, pero aunque improbable, ha ocurrido para traer un mensaje importante.
De acuerdo con Deepak Chopra, es el resultado de algo que tenias en tu consciente y en tu subconsciente, y al entrelazarse con el universo, ocurre.

Esto se debe considerar como un regalo. Un regalo que quizás no esperabas.

Quizás esa persona en la cual pensabas, era algo que tenias que resolver del pasado.  Es posible que sea una oportunidad para perdonar. Hay veces, que es algo que te va a ayudar para este presente o el futuro inmediato.

¿Cómo hacer para que esto se convierta en un patrón de conducta que nos beneficia?

Lo primero que tenemos que hacer es reconocer que es lo que queremos que se nos manifieste, como mensajes, y esto tiene que ir más allá del famoso ego, y entrar en un momento espiritual, que nos lleve a reconocer que es lo que nos haría feliz, espiritualmente.

No es acerca de adquirir cosas materiales, pues sabemos que a la larga no es lo que más felicidad nos da.  Para poder llegar a ese punto, tenemos que pensar en nuestro mundo como una extensión de nosotros, como imágenes de un espejo alrededor de nosotros. 

Todas las manifestaciones de tu subconsciente, aunque puedan definir tus deseos, no debes de atarte en los detalles. Por ejemplo, quieres tener el suficiente balance material, para que los tuyos puedan sentirse tranquilos, techo, comida, unión familiar.  No definas exactamente cómo quieres la casa, el dinero, etc.

Ve más allá de los detalles, si no te quedas atado a los mismos.
Cuando te ocurra una coincidencia, haz nota de la misma, y pregúntate que es lo que significa. En otras palabras aprende a parar esta vida rápida, y reflexiona, agradece, alimenta tu vida espiritual.
 
Es ir más allá de el mundo material, a una vida autentica, donde la paz no solo la llevamos dentro de nosotros sino alrededor de nosotros.  Es entonces que las casualidades, las coincidencias , ¡se convierten en "Diosidades"!

Publicidad

Publicidad