Autor afirma aclarar la verdad de Cienciología, desde Clearwater, Florida hasta Hollywood

Going Clear – Scientology, Hollywood  & Prison of Belief

Nunca hay un buen momento para empezar una nueva religión. Si bien en el pasado se disuadía mediante apedreamientos o crucifixiones, los profetas de hoy en día encaran  un nuevo obstáculo: comprobación de datos.Lawrence Wright.

- Getty Images

MIAMI, Florida - Nunca hay un buen momento para empezar una nueva religión. Si bien en el pasado se disuadía mediante apedreamientos o crucifixiones, los profetas de hoy en día encaran  un nuevo obstáculo: comprobación de datos. 

Perspicaz, apasionante, y en última instancia, trágica exposición de Cienciología es el nuevo libro de Lawrence Wright, Going Clear: Scientology, Hollywood, & the Prison of Belief, según Buddy Jackson.

Jackson, colaborador del periódico The Globe, hace una formidable crítica al libro que salió al mercado este viernes 19 de enero, que con ingredientes como misterio, controversia y celebridades, se espera que sea un éxito comercial y que aquí traducimos en parte.

Lawrence se inspiró para escribirlo en un artículo que hizo sobre el desertor de la Cienciología, el ganador de Premio Oscar, guionista y director Paul Haggis, quien dijo al autor “Yo pertenecí a un culto durante 34 años” y según narra Jackson, Haggis se abstuvo de investigar cualquier cosa negativa que escuchara sobre su religión porque “él tenía miedo de mirar".

Pero Wright si miró

A pesar de la conducta vengativa de la Cienciología hacia sus críticos y desertores, The New Yorker envió 971 consultas sobre verificaciones de datos a la iglesia y a cambio,  recibió 47 carpetas de documentos.  Going Clear es el producto de una revisión de esas carpetas, que duró tres años e incluyó entrevistas a más de 200 miembros y ex miembros de Cienciología, y lo que se revela en el libro va a molestar a todo el que lo lea, escribe Jackson.

Dianetics es el texto fundamental de la Cienciología,  escrito por L. Ron Hubbard, y Wright dedica la primera parte de Going Clear'  a Hubbard, un hombre al que describe como complejo, encantador, delirante y visionario ", siguiendo extraordinario viaje de Hubbard de autor de ciencia ficción a líder religioso.

Esta sección biográfica inicial podría presentarse como un libro fascinante en sí mismo.

En 1950, Hubbard pasó de ciencia ficción a la auto-ayuda, escribiendo Dianetics', comercializado como una alternativa a la psicoterapia. Fue un éxito de ventas, pero Hubbard tenía planes aún más grandes para su nueva tecnología espiritual. "Me gustaría comenzar una religión", dijo Hubbard, quien murió en 1986 a los 74 años. "Ahí es donde está el dinero."

Según la Dra. Isabel Gómez Bassols, Hubbard era un hombre listo  e inteligente.

Gómez Bassols, conocida por los radio escuchas de Univision America Network como la Doctora Isabel, que goza no solo de amplios conocimientos académicos que datan de más de cuatro décadas, sino de una vasta experiencia en el campo de la psicología, señala que Hubbard logró su propósito debido a su indomable voluntad y perseverancia.

Según narra Wright,  puede haber sólo de 25.000 a 30.000 cienciólogos activos en todo el mundo, pero la iglesia tiene $ 1 billón en activos líquidos, una cifra que "eclipsa los activos de la mayoría de las principales religiones del mundo". 

Buena parte de esos activos están localizados en el estado de la Florida

Entre las múltiples propiedades de la iglesia, se encuentra en Clearwater el retiro religioso Sandcastle, un hotel dedicado al entrenamiento de los más altos niveles de Cienciología. También en Clearwater está el Flag Building, que ocupa una manzana que tiende un puente a otra propiedad de la iglesia, el Fort Harrison Hotel.  El antiguo Banco Clearwater, ahora parte de la iglesia, fue renovado en el año 1995. El retiro religioso Osceola también pertenece a la Iglesia de Cienciología.

Un estudio del año 2008 indicó que la iglesia estaba invirtiendo un promedio de $96.7 millones al año en compras directas en Clearwater

El dinero de la iglesia viene de una "implacable de recaudación de fondos, del legado de los derechos de autor de Hubbard a los miles de libros y artículos que publicó", así como en la estructura del programa de la Cienciología, en la que los creyentes deben pagar dinero a cambio de progreso espiritual (a través de un proceso conocido como" auditoría ").

La segunda sección del libro de Wright titulada Hollywood nos da la respuesta a uno de los grandes misterios del mundo moderno: ¿Cuál es el trato entre Tom Cruise y la Cienciología?

Ya en 1955 la Cienciología publicó una lista de celebridades que describió como juego para ser cazado, como Marlene Dietrich, Bob Hope, y Walt Disney (ninguno de los cuales cayeron en la trampa). Cienciología Celebrity Centre abrió sus puertas por  primera vez en 1969 en Hollywood para atender a las necesidades especiales de los hombres oprimidos por la fama, lista que hoy incluye a John Travolta, Kirstie Alley, Beck, Will Smith, y Greta Van Susteren, entre otros. Pero Cruise es por mucho, el mayor trofeo de la Cienciología y su más visible animador.

A cambio de su apoyo, Cruise recibe atención espiritual individualizada, regalos personalizados, incluyendo motocicletas y gloria en la iglesia. En 2004, el actual líder de la Cienciología, David Miscavige, honró a Cruise con la Medalla de la Libertad y Valor de Cienciología - un "medallón con incrustaciones de diamantes de platino" - por ser "el cienciólogo más dedicado que conozco."

Wright indica en su libro que hay tres niveles o capas de los cienciólogos:

Primer nivel, el de las celebridades, donde Cruise goza de condición especial.

Segundo nivel, de los cienciólogos regulares, cualquier persona que compre una copia de "Dianética'' y se apunta a una "auditoría" y que constituyen la mayoría de los miembros de la iglesia.

Tercer nivel, el clero, o sea, los varios miles de miembros de la Sea Org, muchos de los cuales se unieron a la cienciología desde su infancia.

Según la Doctora Isabel, el narcisismo y el histrionismo son características similares en las personalidades de artistas y celebridades, lo que utiliza la Cienciología.  Ella indica que parte del concepto de la Cienciología es que “eres el centro, que puedes manejar todo, cuerpo, mente y hasta el mundo”, si te lo propones, algo que conjuga bien con las celebridades,  quienes creen que tienen que controlar, conquistar y cautivar.

“El ´gancho´ de la Cienciología para atraer participantes es una evaluación psicológica que brindan gratuitamente”, añade la Doctora Isabel. “Mediante el resultado de esta prueba, la iglesia conoce el cociente de inteligencia de la persona, así como detalles íntimos de su carácter, gustos, habilidades y flaquezas”.

Casi todas las controversias que plantea la Cienciología resultan de la experiencia de los miembros de la Sea Org, pero la política agresiva de la Iglesia contra los detractores ha sido preocupantemente eficaz. El Cult Awareness Network, por ejemplo, fue uno de los más fuertes críticos de la Cienciología hasta que la iglesia llevó al grupo a la bancarrota en 1996, compró los derechos a su nombre, y lo relanzó como una organización pro-Cienciología.

Wright concluye su relato devolviendo a la dolorosa deserción de Haggis de la Cienciología, y a la defección de varios miembros de alto nivel de Sea Org.  Cuando Marc y Claire Headley escaparon de Gold Base, conglomerado de la sede en el condado de Riverside, California, la pareja demandó a la iglesia por violaciones a leyes de tráfico de seres humanos y laborales.

El tribunal, sin embargo, estuvo de acuerdo con el argumento de la Iglesia,  de que los Headleys "eran ministros que se habían prestado voluntariamente a las exigencias de su vocación".

El Departamento del Sheriff de Riverside dice que nunca ha recibido ni un solo informe de abusos por parte de cualquier persona en Gold Base.  "Aunque los miembros de la Sea Org vivían dentro de un recinto de alta seguridad en un escondite del desierto, rodeado de vallas y sensores de alta tecnología", afirma Wright, "la mayoría de ellos no fueron realmente retenidos contra su voluntad. Por el contrario, era su voluntad que los sostenía”.

“Todas las revisiones de datos no pueden cambiar eso”, concluye Wright.