Segunda víctima mortal tras protestas en Brasil

Protestas en Brasil

Brasil ha sido sacudido desde hace diez días por el más grande movimiento social en 21 años, con manifestaciones diarias de jóvenes por todo su territorio.

- Getty Images

El más grande movimiento social en 21 años


Una barrendera que inhaló gas lacrimógeno lanzado por la policía contra manifestantes en la ciudad amazónica de Belén murió el viernes víctima de un paro cardíaco y se convirtió en la segunda víctima de las manifestaciones que sacuden a Brasil desde la semana pasada, informaron fuentes oficiales.

¿Qué opinas de las demandas y las movilizaciones en Brasil? Participa en nuestros Foros.

La primera víctima fue un joven que murió atropellado anoche en la ciudad de Ribeirao Preto en una de las manifestaciones por mejores servicios públicos que movilizaron a más de un millón de brasileños en al menos 80 ciudades del país, recordó la agencia Efe.

La Agencia France Press precisó que la mujer fue socorrida por servicios de salud pero no resistió.

Durante la jornada del jueves, más de un millón de personas se lanzaron a las calles de Brasil para denunciar los gastos del Mundial de fútbol-2014 que acogerá este país dentro de un año, criticar la corrupción y pedir mejores servicios públicos, al cabo de dos semanas de protestas.

Las movilizaciones estallaron tras un aumento del valor del transporte público, una medida ya revocada en ciudades como Sao Paulo, Rio de Janeiro, Porto Alegre y Recife, entre otras.

A raíz de las masivas protestas la presidenta Dilma Rousseff convocó este viernes a sus principales ministros a una reunión de emergencia, según la prensa local, y canceló un viaje a Japón fijado para la semana próxima.

Agresiones contra periodistas

Por otro lado, Reporteros Sin Fronteras (RSF) denunció que una veintena de periodistas han sido agredidos o heridos en Brasil, por la policía y también por manifestantes, en los quince días de protestas contra el alza de los precios del transporte y el mal estado de los servicios públicos en el país.

"Cerca de 20 periodistas fueron agredidos o heridos en el transcurso de los 15 días de protestas contra el aumento en el precio del transporte o el mal estado de los servicios públicos", señaló una nota de la organización.

"Aunque la mayor parte de esas agresiones a veces acompañadas de detenciones, hayan sido cometidas por policías militares, algunos manifestantes también se han mostrado hostiles hacia los periodistas que cubrían las protestas", añadió.

RSF resaltó que la crítica de los medios y sus coberturas "no autoriza en absoluto las expresiones de odio" contra los informadores y aún menos las agresiones físicas, y alertó de que se trata de "desbordamientos peligrosos para el ejercicio de las libertades públicas", citó por su parte Efe.

La mayor parte de las agresiones sufridas por periodistas presentes en las manifestaciones "son atribuibles a la policía militar", pero "algunos manifestantes" también expresaron su hostilidad al cuestionar "el modelo mediático dominante", indicó esta organización defensora de la libertad de prensa.

En Sao Paulo Caco Barcellos, de la cadena TV Globo, fue agredido por un centenar de manifestantes, mientras que un grupo de radicales apedreó una camioneta desocupada del canal TV Record, la segunda del país, y Rita Lisauskas, de TV Bandeirantes, recibió vinagre en la cara en medio de gritos hostiles contra los principales medios nacionales.

Además, en la estación ferroviaria de Niterói, cerca de Río, el periodista Vladimir Platonow, de la Agencia Brasil, fue golpeado por la policía junto con varios manifestantes

En esa misma ciudad, el cámara Murilo Azevedo, del grupo Empresa Brasil de Comunicação, resultó herido por una granada de gases lacrimógenos de la policía, al tiempo que ante la alcaldía de Río una bala de goma disparada por un agente alcanzó en la cabeza a Pedro Vedova, del canal GlohboNews, según RSF.

Alcalde condena vandalismo

Por su parte, el alcalde de Rio de Janeiro, Eduardo Paes, condenó el viernes duramente los actos de vandalismo que empañaron la manifestación democrática.

"No podemos admitir que actos de vandalismo vengan a perturbar manifestaciones pacíficas", dijo Paes en rueda de prensa, tras la histórica protesta en demanda de mejores servicios públicos en plena Copa Confederaciones, citó la AFP.

"Es inaceptable que se destroce algo o que ocurran actos de vandalismo como incendiar un vehículo de prensa", sostuvo.

"No tengo duda de que la mayor parte que salió a las calles quería garantizar la tradición de Río de Janeiro como ciudad de grandes manifestaciones democráticas y quería reivindicar sus derechos con buenas intenciones", afirmó Paes, citó por su parte Efe.