La doctora Isabel en el Cabo San Lucas con su familia

San Jose de los Cabos

La doctora Isabel con su nieta, disfrutando de la bellísima vista de San José de los Cabos

- Univision Radio

Yo no sé tú, pero yo tengo una lista de lugares que quiero visitar  y uno de esos lugares era Cabo San Lucas, Baja California.
 
Lo logré, y lo más importante que en esa lista incluyo ir con mis hijos, nietos o amigos.  

Esta vez, llegamos unos desde Boston y un grupo de Miami. Eran tres de mis hijos y cinco de mis nietos.  El lugar de llegada fue al aeropuerto de San José del Cabo, en Baja California, México.  

Hace unos pocos años, solo te recibía una "palapa". "carpa" o "bohío". Ahora tienen dos terminales, bien equipadas.

Ahora un poco de geografía.  Cuando se dice Los Cabos, se refieren mayormente a San José del Cabo, y Cabo San Lucas, en la punta sur de Baja California.  Hacia el este de la península, encontramos el Mar de Cortez, también conocido como el Golfo de California, y por el oeste el océano Pacifico. 

Al salir del aeropuerto, en camino a nuestro destino, el "corredor", 20 millas de costa de playa, donde los indios Pericu oriundos de esta área de Baja California, pescaban y los piratas jugaban.

Hoy en día es una carretera de cuatro vías a un lado Colinas y desierto con cactus y arbustos llamados chayos, y del otro, las aguas azules del Mar Cortes, rompiendo en la playa.

La historia de San Jose de Cabo comienza con misioneros Jesuitas, los cuales establecieron la Misión San José en el 1730. Hoy San José mantiene el ambiente colonial de una ciudad histórica, con su plaza central, su gente cariñosa y mucha tranquilidad.

Los jueves abren todas las casas de arte...y son muchas...bellas artesanías, esculturas, y bellos muebles. 

Y cada restaurant más acogedor que el otro....son casonas, con patios centrales, llenos de arboles...y comida excelente.  El lugar donde nos quedamos es un ejemplo de la arquitectura mexicana, rodeada de Colinas rojas que sirven de marco a la belleza de ese mar.

Mi idea era levantarme más tarde por las mañanas, para descansar, sin embargo, me levantaba a las 6:30 para observar  la salida del sol, la primera vez que lo vi, me quede embelesada, al ver tanta belleza natural y la bondad de mi Dios de poder compartirlo con mi familia.

Entre las piscinas, y el mar, las comidas y el ambiente cálido, comenzaron mis vacaciones, las comparto con ustedes, poco a poco.