La hispana sofisticada

Helen Aguirre Ferré

Helen Aguirre Ferré

- Univision Radio

La fuerza en la familia hispana que vive en Estados Unidos se ha transferido a la mujer. Así lo revela un estudio de la compañía Nielsen donde se demuestra que ella toma las decisiones más importantes sobre finanzas y compras. Para las 2.000 compañías que se suscriben a los servicios informáticos de Nielsen esto es particularmente relevante ya que quieren entender mejor lo que para ellos es un nuevo fenómeno que es el poder de la fuerza hispana. Para las mujeres hispanas, la noticia es que el mundo corporativo está interesado en saber más sobre ellas. ¡Al fin!

El poder adquisitivo hispano en los EEUU es de $1.2 billones (trillones en inglés) que es la duodécima economía más grande a nivel mundial y la mujer está al frente de este fenómeno. Hay muchos factores que contribuyen a esto, entre ellos, que las hispanas están recibiendo más educación avanzada que los hombres hispanos, usan más la tecnología sofisticada y componen el 70% de los nuevos empresarios pequeños en el país. No es de sorprenderse.

La mujer hispana, a pesar de que sirve de guardián de la cultura, es también promotora del cambio. No es un contrasentido cuando se reconoce que la hispana en Estados Unidos es lo que Nielsen llama “ambicultural”, entra y sale entre las dos culturas e idiomas con asombrosa facilidad. Eso se transfiere en una competencia de mercadeo para captar su atención y sus dólares por igual. En sí, ya se ven anuncios televisados bilingües de productos como el detergente Tide que lo demuestran. Es fácil ver cómo este estudio de Nielsen le presta un importante servicio informativo al mundo de los negocios que buscan penetrar el mercado hispano de manera más efectiva, pero ésos no son los únicos que se podrían beneficiar; el partido republicano también podría aprender algo muy importante de este informe.

Más de un cuarto de las hispanas han aumentado su contribución económica a la familia en los últimos cinco años con la intención de usar estos ingresos adicionales para mejor asegurar la seguridad financiera de la familia. En orden de prioridad, indican que van a reducir sus deudas, aumentar los ahorros, contribuir al ahorro para la tercera edad y avanzar aún más en sus estudios académicos entre las prioridades más importantes, o sea, todas prioridades de una familia con valores económicos conservadores. Si los republicanos fueran realmente listos estudiarían este informe Nielsen para acercarse a esta mujer con capacidad para cambiar el destino del país no sólo a través de su poder adquisitivo sino también con la fuerza de su voto. El potencial es real y los demócratas lo saben y tienen años de estarlo trabajando con entusiasmo. Si el partido republicano quiere seguir siendo un partido no sólo con influencia nacional sino también con capacidad de elegir a un presidente para la república, tiene que acercarse a la mujer hispana, escucharla y abrazarla.

Se llevarán tremenda sorpresa cuando descubran que esta hispana sofisticada ha estado viviendo bajo su techo por largo rato y ellos ni cuenta se habían dado.