Christie llama a huir del "partidismo" durante su juramento tras escándalo

WASHINGTON DC - El gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, juró su cargo para un segundo mandato en una ceremonia en la que llamó a no decaer ante "los partidismos de Washington" y en la que fue firmemente arropado por los asistentes pese al último escándalo que ha sacudido su administración.

Christie, que centró su discurso en los logros de sus cuatro años de gobierno y en los retos futuros, sin mencionar los escándalos que le han salpicado, buscó volver al debate de las políticas estatales e insistió en superar las diferencias, incluso las ideológicas, para la prosperidad de Nueva Jersey.

La semana pasada su oficina se vio implicada en el cierre parcial del tráfico en un puente como represalia política contra el alcalde de la localidad de Fort Lee, asunto tras el cual se destaparon otras actividades controvertidas por parte de su equipo.

"No podemos ser víctimas de la actitud de Washington. La actitud que dice que yo siempre tengo razón y usted es siempre el malo. La actitud que pone a cada uno en una caja de la que no se les permite salir. La actitud que pone triunfos políticos por encima de los acuerdos políticos", dijo el gobernador entre aplausos.

El republicano insistió en que los habitantes de Nueva Jersey "no quieren un Gobierno más grande, más caro y que penalice el éxito", y puso como ejemplo la firma del Dream Act, que regulariza la situación de los jóvenes inmigrantes indocumentados en el estado, frente al inmovilismo del Congreso federal, hasta ahora incapaz de aprobar una reforma migratoria integral.

"Debemos asegurarnos de que el gobierno aplica políticas que creen en el esfuerzo, el talento y el optimismo de Nueva Jersey, que no recaen en manos del gobierno todopoderoso para solucionar cualquier problema, real o imaginario", argumentó.

Christie, que se perfila como un firme candidato a la Presidencia por el Partido Republicano en las próximas elecciones de 2016, ha sido objetivo de los focos en las últimas semanas después de que se destapara un escándalo dentro de su gabinete.

El gobernador llamó "a jugar fuera de las cajas de color rojo y azul", en referencia a demócratas y republicanos, y pidió a sus ciudadanos que actúen como individuos "dispuestos a llegar a otras personas" pese a las diferencias.

"La gente de este estado sabe que la única manera de avanzar es si todos estamos dispuestos a asumir lo que es políticamente impopular. Si todos estamos dispuestos a compartir el sacrificio. Si todos estamos dispuestos a estar juntos en esto", insistió en un acto en el que los aplausos le interrumpieron en diversas ocasiones.

Junto al caso del puente, Christie enfrenta acusaciones de que altos cargos del Gobierno estatal cancelaron una serie de reuniones con el alcalde de Jersey City, el demócrata Steven Fulop, porque éste rechazó apoyar la reelección del gobernador.

A ello se suma la pesquisa sobre la campaña "Más fuertes que la tormenta", que buscaba impulsar el turismo en Nueva Jersey tras el paso del huracán "Sandy" en octubre de 2012.

Los auditores están investigando por qué la oficina de Christie eligió otorgar el contrato a una empresa que cobraba 2 millones de dólares más que otra firma, cuando podía haber ahorrado fondos que originalmente estaban destinados a la reconstrucción del estado.