Obama desafía a los republicanos: más gasto y más impuestos a los ricos en 2015

Presupuesto

El presupuesto de 2015, un  desafío a los republicanos

- Thinkstock LLC/Picture Quest

WASHINGTON DC - El presidente, Barack Obama, presentó su presupuesto para el año fiscal 2015, valorado en 3,9 billones de dólares y que supone un claro desafío a los republicanos porque contempla más gasto público, beneficios fiscales a familias y personas de bajos ingresos, y más impuestos a los ricos.

Este presupuesto "es una hoja de ruta para la creación de empleos con buenos salarios y la ampliación de oportunidades para todos los estadounidenses", subrayó Obama al presentar su propuesta en una escuela primaria de la ciudad de Washington, reflejo de la prioridad que da al gasto educativo en su proyecto.

En un año de elecciones legislativas y con las recientes batallas sobre el techo de la deuda y la financiación del Gobierno ya superadas, el presupuesto de Obama no hace concesiones a los republicanos, como en otras ocasiones, y se estructura en torno a los objetivos de fortalecer a la clase media y crear empleos.

"Como país, tenemos que tomar una decisión sobre si vamos a proteger los recortes de impuestos a los estadounidenses más ricos o hacer inversiones inteligentes necesarias para crear empleos", resumió el presidente.

A continuación enfatizó que el déficit está cayendo "al ritmo más rápido en 60 años" y, por ello, es momento de cumplir con las "obligaciones con las generaciones futuras sin dejarles una montaña de deudas".

La propuesta de Obama para el año fiscal 2015 -que va de octubre de 2014 a septiembre de 2015- incluye expandir un crédito tributario para las familias con niños en edad preescolar que beneficiará a unos 1,7 millones de hogares, según la Casa Blanca.

Además, el presidente propone destinar cerca de 56.000 millones de dólares en nuevo gasto público para programas de defensa, sanitarios y educativos.

Otra de las propuestas es ampliar con 60.000 millones de dólares durante los próximos 10 años un crédito fiscal para los trabajadores de ingresos bajos, que solamente beneficia en la actualidad a los que tienen hijos y que se pretende extender a las personas sin descendencia.

La Casa Blanca estima que la extensión de ese crédito a quienes no tienen hijos beneficiará a 13,5 millones de estadounidenses y medio millón de personas dejarán de estar bajo el umbral de la pobreza.

Todos esos nuevos gastos se financiarán, en parte, con la aplicación de la llamada "regla Buffett", inspirada en el multimillonario Warren Buffett y que establece que los hogares que ingresen más de 1 millón de dólares al año deben tener una carga impositiva de al menos el 30 %.

La limitación de las deducciones fiscales a los ricos con la aplicación de esa regla reducirá el déficit en unos 650.000 millones de dólares durante la próxima década, según la Casa Blanca.

Para fortalecer el crecimiento y la creación de empleo, el presupuesto de Obama contiene, además, sus ya conocidas propuestas de configurar una red de 45 institutos de innovación manufacturera y de solicitar al Congreso 302.000 millones de dólares para inversiones en infraestructura en cuatro años.

Asimismo, para el mandatario sigue siendo fundamental la aprobación de una reforma migratoria, algo que contribuiría a un crecimiento económico de 1,4 billones de dólares durante los próximos 20 años, de acuerdo con la Casa Blanca.

El presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, criticó duramente el presupuesto y dijo que probablemente son las cuentas "más irresponsables" presentadas por Obama desde que llegó a la Casa Blanca en enero de 2009.

"Este presupuesto es una clara señal de que este presidente ha renunciado a todos los esfuerzos para hacer frente a nuestros graves problemas fiscales, que están minando el futuro de nuestros hijos y nietos", lamentó Boehner al adelantar que en las próximas semanas los republicanos presentarán un proyecto alternativo.

Según el cuadro macroeconómico incluido hoy en el presupuesto de Obama, se prevé que la recuperación económica se consolide con un crecimiento del 3,1 % del Producto Interior Bruto (PIB) para 2014 y del 3,4 % en 2015.

El presupuesto anticipa también que la tasa de desempleo se reduzca en 2014 hasta el 6,9 %, frente al 7,4 % con el que cerró 2013, y descienda aún más, hasta el 6,4 %, en 2015.

Además, prevé que el déficit se vaya reduciendo progresivamente: desde el 4,1 % con el que cerró 2013 a un 3,7 % en 2014 y 3,1 % en 2015 en porcentaje respecto al PIB.

Videos