Publicidad | Vea su anuncio aquí

Enlaces Relacionados

  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Flagelados y crucificados en Filipinas
  • Próximo álbum

Flagelados y crucificados en Filipinas por Jueves y Viernes Santos

Hubo flagelaciones y crucifixiones en Filipinas con motivo de las celebraciones del Viernes Santo.
Docenas de flagelantes recorrieron las calles con las cabezas cubiertas y las ropas ensangrentadas.
Los penitentes se flagelan a si mismos mientras participan en ceremonias simbólicas para conmemorar la crucifixión y resurrección de Jesucristo, el Jueves Santo en Ángeles, provincia de Pampanga, al norte de Manila en Filipinas.
Las crucifixiones y flagelaciones están entre las costumbres más sangrientas, pero no son los únicos actos extremos de penitencia que se ven en Filipinas.
Este país cuenta con una de las mayores congregaciones de católicos en la región asiática, con unos 75 millones de fieles.
Una mujer, usando una fusta, flagela a los penitentes que participan en la ceremonio simbólica que conmemora la crucifixión y la resurrección de Jesucristo.
Un penitente carga una cruz a cuestas mientras otros se flagelan a si mismos en Ángeles, Filipinas, durante las ceremonias del Jueves Santo.
Un penitente lleva la cruz en la simbólica ceremonia.
Un penitente se flagela y otros llevan cruces en una de las singulares ceremonias que todos los años tienen lugar en varias ciudades de Filipinas.
Los penitentes se postran mientras se flagelan.
Una jovencita mira con asombro mientras los flagelantes toman un momento de descanso durante una de las ceremonias que se llevaron a cabo en Filipinas el Jueves Santo.
Flagelados y crucificados en Filipinas toman un momento de descanso
Otro momento de flagelación a si mismos por parte de los penitentes en Ángeles, provincia de Pampanga.
Flagelados y crucificados se cubren el rostro en Filipinas
Con la cara cubierta, este penitente observa la ceremonia que se lleva a cabo en Ángeles,provincia de Pampanga.
Este penitente que tiene el rostro cubierto, se flagela a si mismo.
Flagelados y crucificados desfilan por las calles de varias ciudades en Filipinas, durante las ceremonias que se realizan en observación del Jueves Santo.
Flagelados y crucificados desfilan por el pueblo.
Este penitente se flagela a si mismo frente a la muchedumbre congregada en el lugar.
Flagelados y crucificados recorren las calles de varias ciudades en Filipinas
En San Pedro Cutud, provincia de Pampanga, Filipinas, las crucifixiones se han convertido en un acontecimiento anual que atrae a miles de turistas
Una docena de personas recorrió los dos kilómetros con la cruz a cuestas para luego ser clavados a la madera en San Pedro Cutud, provincia de Pampanga.
Entre los crucificados se encontraba Ruben Enage, un carpintero de 52 años, quien hoy fue crucificado por vigésima séptima vez desde 1985. El carpintero había prometido cumplir la penitencia veinte veces cuando se salvó milagrosamente de una mala caída de un andamio.Una vez cumplió que el carpintero cumplió su promesa, continuó realizando el ritual porque, según dijo, cada vez que trataba de dejarlo alguien de su familia caía enfermo.
Aunque las crucifixiones más conocidas son las de San Pedro Cutud, también se vive la misma pasión y penitencia en otras ciudades de la esa provincia de Pampanga, como en San Fernando, Ángeles o en Santa Lucía.
Las crucifixiones del Viernes Santo forman parte de las celebraciones de la Semana Santa filipina, a pesar del rechazo de la influyente Iglesia Católica que no recomienda estos rituales.

Publicidad | Vea su anuncio aquí

Próximos álbumes

Vía Crucis de los "empalaos" en España con mucho fervor y emoción

Disfruta más imágenes
a tu izquierda