Divulgan lista negra de papables

Cardenales

La lista incluye a una docena de cardenales de Argentina, Australia, Canadá, Estados Unidos, Ghana, Honduras, Italia, México y República Checa acusados de proteger a los sacerdotes pedófilos.

- Getty Images

Víctimas de abusos sexuales del clero divulgan nombres de doce cardenales que encubrieron a pederastas


Víctimas de abusos sexuales del clero publicaron una lista negra de doce posibles candidatos papales y exhortaron a la Iglesia Católica a "tomar en serio" la protección de los niños, la ayuda a las víctimas y las denuncias de corrupción.

"Queremos exhortar a los prelados católicos a dejar de fingir que lo peor ha pasado con respecto a los abusos sexuales del clero y (a dejar de) encubrir la crisis", dijo David Clohessy, director de la Survivors Network of those Abused by Priests (Red de Supervivientes de los Abusados por Sacerdotes), SNAP, con sede en Estados Unidos. "Trágicamente, lo peor casi con toda seguridad está por venir", afirmó.

La organización citó a una docena de cardenales de Argentina, Australia, Canadá, Estados Unidos, Ghana, Honduras, Italia, México y República Checa acusados de proteger a los sacerdotes pedófilos y hacer declaraciones públicas ofensivas.

Todos ellos son considerados candidatos para suceder al papa Benedicto XVI, quien fue criticado por su manejo de los escándalos de abusos sexuales que han sacudido a la Iglesia en Estados Unidos y Europa.

Participe en el Foro de Noticias.

Fuera de la Curia

La SNAP también se opone a la elección de cualquier miembro de la Curia romana, la rama administrativa de la Santa Sede.

"Creemos que nadie de dentro del Vaticano tiene la voluntad de verdad de 'limpiar la casa' en el Vaticano y en otras partes", dijo Clohessy en un comunicado.

"Promover a un miembro de la Curia desalentaría a las víctimas, a los testigos, a los denunciantes y a sus defensores a reportar malas conductas".

La lista negra incluye a los siguientes cardenales: Leonardo Sandri, de Argentina; George Pell, de Australia; Marc Ouellet, de Canadá; Timothy Dolan (Nueva York), Sean O'Malley (Boston) y Donald Wuerl (Washington) de Estados Unidos; Peter Turkson, de Ghana; Oscar Rodríguez Maradiaga, de Honduras; Tarsicio Bertone y Angelo Scola, de Italia; Norberto Rivera Carrera, de México, y Dominik Duka, de República Checa.

Inmunidad en la mirilla

El miércoles, los abogados que han intentado sin éxito durante años demandar al Vaticano por no detener los abusos sexuales imputados a sacerdotes analizan si el Papa Emérito Benedicto XVI, es más vulnerable a denuncias luego de retirarse, especialmente si viaja fuera de la Santa Sede.

Un abogado estadounidense del Vaticano argumentó que, como cualquier otro ex jefe de Estado, Benedicto XVI conserva inmunidad legal sin importar si está en funciones o no.

Sin embargo, defensores de las víctimas han dicho que debe probarse la inmunidad en ese caso, ya que los tribunales modernos jamás han lidiado con un papa emérito.

"Mucho de esto carece de precedentes", dijo Pamela Spees, abogada del Centro de Derechos Constitucionales en Nueva York, el cual presiona a la Corte Penal Internacional para que investigue la responsabilidad del Vaticano en el caso de sacerdotes abusivos como un crimen en contra de la humanidad. "No hay nada escrito en piedra".

Legionarios de Cristo

El Papa Emérito le ordenó abandonar el sacerdocio al mexicano Marcial Maciel, fundador de la conservadora organización religiosa Legionarios de Cristo, la cual fue favorecida por el Papa Juan Pablo II.

Maciel recibió también la exigencia de dedicar el resto de su vida a la oración y la penitencia.

Durante años, Maciel fue acusado de abusar de niños y jóvenes.

Benedicto XVI también ordenó a obispos en todo el mundo que desarrollaran guías para proteger a los niños y mantener a los pederastas fuera de la vida clerical.

Jeffrey Lena, abogado estadounidense a favor del Vaticano, dijo que Benedicto XVI tiene "tremendo mérito" por "reconocer el problema y ayudar a cambiar el enfoque de la Iglesia al respecto".

Sin embargo, defensores de las víctimas han criticado sus reformas, al considerarlas pasos a medias.