Declaran culpable a doctor de Filadelfia por el homicidio de tres bebés

Kermit Gosnell

Kermit Gosnell

- Twitter

Realizaba abortos tardíos

El doctor Kermit Gosnell fue hallado culpable por un jurado popular de tres cargos de asesinato en primer grado debido a los abortos realizados en embarazos de gestación avanzada en su clínica.

Asimismo, fue declarado culpable de otro cargo de asesinato involuntario por la muerte de una mujer que falleció por sobredosis de anestesia durante uno de los abortos.

Gosnell, de 72 años, enfrentaba más de 260 cargos por los abortos llevados a cabo en su centro médico, y cuya brutalidad había motivado que los investigadores lo calificasen de "casa de los horrores", según reportó la agencia Efe.

¿Qué sanción debería enfrentar el responsable?

La clínica Women's Medical Society, ubicada en el oeste de Filadelfia estuvo operativa entre 1979 y 2010, cuando fue clausurada a raíz de una queja relacionada con la prescripción ilegal de narcóticos y las autoridades descubrieron el tipo de operaciones que llevaba a cabo en el interior.

Los fiscales afirman que Gosnell realizaba abortos tardíos en un estado donde los limites se encontraban en las 24 semanas de gestación, y que cuando los bebes nacían todavía con vida utilizaba las tijeras para cortar sus espinas dorsales. Sin embargo, él negó este supuesto, insistiendo en que todos los bebés ya estaban muertos como resultado del fármaco utilizado en el aborto.

Buscan la pena de muerte

Una vez dentro de la clínica, los investigadores encontraron fetos y a varias mujeres en avanzado estado de gestación en espera de ser sometidas a la ilegales interrupciones del embarazo.

El informe del gran jurado de casi 300 páginas, dijo que restos de fetos fueron almacenados en congeladores y que los instrumentos utilizados en los abortos no recibían un tratamiento de esterilización adecuado, por lo que había grandes riesgos de contaminación con enfermedades de transmisión sexual.

Los fiscales ya han señalado que buscarán la pena de muerte para Gosnell, en la siguiente fase del juicio que concluirá con su sentencia definitiva.

La investigación reveló que las pacientes de Gosnell, la mayoría inmigrantes y pobres, pagaban alrededor de 300 dólares por abortos realizados durante el primer trimestre de embarazo y entre mil 600 y tres mil dólares por interrupciones ilegales del embarazo tras la semana 24 de gestación.