Lobby gay vuelve a remecer los cimientos del Vaticano

Sexo y corrupción en el Vaticano: La cruzada de Francisco

La cruzada de Francisco

Francis cruzade

Las filtraciones de esta semana sobre la existencia de un lobby gay en el Vaticano acab...

Recent leaks from the Vatican about a gay lobby in the Church end the new Pope's "honey...

Temp. Season 2013 | 06/13/13 | 02:32  | TV-Y
ENG
ESP
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist
Lenguaje
Language

Comparte

Share

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

Acabas de ver...

You just watched...

Noticiero Univision Noticiero Univision

La cruzada de Francisco

Francis cruzade

Mostrar nuevamente
Replay
Comparte
Share
Me gusta
Like
Agregar a Mi Lista Agregado a Mi Lista Add to watchlist Added to watchlist

Share

Compartir

Enviar un mensaje

Send a message

Envía Send your message

Enlace

URL

Codigo

Code

3
Pausar auto-play Pause auto-play
Siguiente
Up Next
Las filtraciones de esta semana sobre la existencia de un lobby gay en el Vaticano acaban la "luna de miel" del nuevo papa.
06/14/13 | 02:32 Disponible hasta 06/13/13
Univision

Filtración de declaraciones privadas del Papa Francisco a religiosos sudamericanos desatan clima de nervios


Por: Marcelo Raimon

Después de largos meses de orgullo sin fisuras, de una catarata de noticias y fotos positivas, de perfiles que señalaban a su compatriota sentado en el trono de San Pedro como el posible reformador de la Iglesia, los argentinos parecen ahora empezar a prepararse para el “final de la luna de miel” del papa Francisco con el Vaticano, a causa de sus explosivos comentarios sobre el presunto “lobby gay” que mueve hilos de poder al tope de la jerarquía de la Curia.

Así lo sintetizó el jueves la corresponsal en Roma del diario La Nación, de Buenos Aires, según la cual existe un “consenso” entre los cardenales sobre la necesidad de “reformar y limpiar la Curia”, pero que –al mismo tiempo- las presuntas palabras del Papa “no cayeron bien entre los sectores que se resisten al cambio”.

Para colmo, al emparentar “corrupción” y homosexualidad, Francisco reabrió el frente de batalla con las organizaciones gay, una guerra que ya mantuvo durante años en Argentina, en particular a través de su férrea oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo.

¿Será entonces la cuestión de la homosexualidad la posible kryptonita que debilite a este papa latinoamericano que despertó tantas esperanzas y expectativas? Por lo pronto, el corresponsal del otro principal diario de Buenos Aires, Clarín, sugirió a los compatriotas del papa que el ex arzobispo Bergoglio estaría listo para dar batalla. “Se puede pronosticar que ahora saldrán a la luz muchos misterios sobre los grupos de corrupción y las facciones que han colisionado en luchas intestinas” del Vaticano, escribió.

“El dinero y el sexo –continuó- han sido utilizados como armas de chantaje y de poder” y “hay muchas anécdotas al respecto que probablemente van a volver a salir a la luz, con más fuerza que antes”.

Estalla el alboroto

Esta transformación de Francisco de un papa simpático, novedoso, desacartonado y bonachón en un pontífice listo para sacar el cuchillo y “limpiar” la iglesia de “corrupción” comenzó a gestarse la semana pasada, cuando se entrevistó con dirigentes de la Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos y Religiosas (CLAR). Durante la charla privada, el papa habría lanzado las declaraciones que generaron el gran revuelo: en la Iglesia “hay gente santa, pero también hay mucha corrupción… Se habla de un ‘lobby gay’ y está ahí, es verdad”, habría dicho.

Parte de la conversación fue anotada y luego reproducida en el website de la organización católica progresista chilena Reflexión y Liberación, en un artículo que todavía puede leerse allí bajo el título de “Papa Francisco dialoga como un Hermano más con la CLAR”.

Apenas armado el alboroto, la CLAR trató de poner paños fríos al asunto, aunque de una manera algo ambigua. Un portavoz del grupo aseguró que la conversación con el Papa no se grabó y que los comentarios del pontífice fueron reproducidos a partir de simples anotaciones de los presentes destinadas a la “memoria personal” de los miembros del grupo. “Es claro que sobre esta base no se pueden atribuir al Santo Padre, con seguridad, las expresiones singulares contenidas en el texto, sino solo su sentido general”.

Ese “sentido general” seguramente es suficiente para deslizar que el Papa está listo para ponerse el casco y salir a pelear contra ese “lobby gay” que parece salido de una novela de Dan Brown pero del cual se conocen cada vez más detalles.

“El Papa argentino admitió dos cosas muy graves pero que todos conocen: en el Vaticano hay un poderoso ‘lobby gay’ que ‘está ahí’ y ‘una corriente de corrupción’, que ‘también la hay’”, dijo el diario Clarín. “Esta admisión sin precedente de parte de un pontífice cayó como una bomba en ambientes eclesiásticos, desacostumbrados a un estilo directo y crudo como el del papa argentino”, señaló por su lado La Nación.

Entretanto, con suma cautela, el vocero de Francisco, el padre jesuita Federico Lombardi, respondió secamente a las preguntas de la prensa. “Se trató de una reunión privada y no tengo nada que informar”, dijo apenas. El Vaticano, así, prefirió no desmentir ni ratificar los presuntos comentarios del Papa.

Para algunos, este silencio oficial vaticano representa la calma antes de la tormenta. Según el sitio de noticias estadounidense The Daily Beast, “el hecho de que el papa Francisco haya querido hablar del ‘lobby gay’ seguramente significa que está pensando en finalmente hacer algo” al respecto.

Cavando trincheras

Hasta ahora, Francisco había encantado al mundo con sus discursos improvisados y su voluntad de romper con los protocolos centenarios, pero al acercarse el momento de cumplir con el mandato que le dieron los cardenales que lo eligieron (en especial “limpiar” la Iglesia), Bergoglio está empezando a tomar posición y cavar trincheras, como –por ejemplo- cuando designó una comisión de ocho altos prelados para que lo aconsejen en ese camino.

De hecho, la formación de ese comité fue otro de los temas salientes de su conversación con los dirigentes de la CLAR, según la transcripción que publicó Reflexión y Liberación.

De acuerdo con la nota en el sitio de internet, Francisco habría dicho a los religiosos latinoamericanos: “la reforma de la Curia romana es algo que pedimos casi todos los cardenales en las congregaciones previas al Cónclave” que lo eligió Papa. “Yo también la pedí –continuó-. La reforma no la puedo hacer yo” solo porque “soy muy desorganizado, nunca he sido bueno en esto”.

“Pero los cardenales de la comisión la van a llevar adelante”, aseguró el Papa, quien completó con un pedido especial: “Oren por mí, que me equivoque lo menos posible”.

Si es que en realidad Francisco se está preparando para afrontar una batalla histórica contra la corrupción en el Vaticano, el papa deberá ponerse botas de plomo y pensar muy bien cada uno de sus pasos. La prensa argentina incluso teme por la integridad física de Bergoglio. En su nota de hoy, La Nación reprodujo los comentarios del párroco Paolo Farinella, un religioso acostumbrado a hablar de manera sensacionalista, según el cual “el Papa corre riesgos, lo pueden matar”.

“Sobre el ‘lobby gay’, el Papa descubre el agua caliente, pero habla el lenguaje de la verdad –dijo Farinella citado por el diario porteño-. Lo pueden envenenar, no está seguro ahí adentro y ya está bastante aislado, arriesga su vida”.

Secretos al descubierto

Las historias sobre presiones indebidas al interior de la Iglesia vienen desde hace años, pero recrudecieron en los últimos tiempos. Por ejemplo, una notable investigación de un reportero encubierto de la revista italiana Panorama describió en el 2010 presuntas fiestas sexuales de religiosos católicos en Roma. “Las noches bravas de los padres gay”, se llamó el artículo de portada.

Luego, el uso de secretos sexuales como herramienta de poder al interior del Vaticano y la presencia del supuesto “lobby gay” que ataca y defiende según la situación de los religiosos homosexuales fue uno de los temas centrales citados al explicar la renuncia del predecesor de Bergoglio, el papa Benedicto XVI. El clavo caliente quedó entonces en manos del pontífice argentino.

Para colmo, las declaraciones de Francisco sobre el “lobby gay” tuvieron el efecto secundario de enemistarlo todavía más con las organizaciones homosexuales, que criticaron la forma en que el jefe del Vaticano emparejó homosexualidad con corrupción.

El desprecio por los homosexuales es moneda común en amplios sectores ultraconservadores de la Iglesia Católica, justamente los mismos de los cuales Francisco intenta desconectarse en muchos de los otros frentes de la acción social de la Curia. Pero, en este caso, las publicaciones de estos sectores se apuraron a ponerse del lado de Bergoglio.

El comentarista Antonio Casado, del periódico online El Confidencial, afirmó por ejemplo que el “lobby gay” es “una bomba adosada a los muros del Vaticano”. Según el comentarista, “si la Iglesia se prohíbe a sí misma la neutralidad frente a la legalización de las parejas homosexuales, con más razón debería empeñarse en desarticular la sindicación de intereses de los homosexuales” en el presunto “lobby gay” que “denuncia el Papa Francisco”.

Blanco preferido

Mientras estuvo al frente del arzobispado de Buenos Aires, Bergoglio fue uno de los blancos preferidos de las organizaciones homosexuales argentinas, en especial durante la batalla por la legalización de las bodas gay, que concluyó precisamente en la instauración del matrimonio entre personas del mismo sexo a mediados del 2010.

En una recordada carta difundida en ese mismo año, con tono prudente pero firme, el entonces cardenal afirmó que “la esencia del ser humano tiende a la unión del hombre y de la mujer como recíproca realización, atención y cuidado, y como el camino natural para la procreación”.

Y añadía: “el matrimonio precede al Estado, es base de la familia, célula de la sociedad, anterior a toda legislación y anterior a la misma Iglesia. De ahí que la aprobación del proyecto de ley en ciernes significaría un real y grave retroceso antropológico”.

Hoy, con sus comentarios sobre el “lobby gay”, Bergoglio generó otra ola de críticas de parte de sus compatriotas homosexuales.

“Nuevamente, el Papa estigmatiza y discrimina al colectivo de la diversidad sexual, emparentándonos con corrientes de corrupción –dijo, por ejemplo, Esteban Paulon, de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT), según el cual se trata de “la clásica postura de la Iglesia católica, para la cual las personas de orientación sexual diferentes somos viciosas, perversas y amorales”.

“No nos extraña en lo más mínimo y va en línea con lo que veníamos expresando acerca de la falta de voluntad de cambio doctrinario de esa institución en relación a la diversidad sexual”, añadió Paulon.

En su declaración, el presidente de la FALGBT aseguró que a su organización no le “llama la atención este nuevo ataque”.

“Lo que llama la atención es que Francisco se exprese tan abiertamente en este sentido, en lugar de realizar una profunda autocrítica sobre las prácticas mafiosas del propio Vaticano, y asuma de una vez por todas la responsabilidad en las graves violaciones de derechos humanos y abuso sexual infantil cometidas por miembros de la institución que él mismo dirige y que cuentan con la impunidad, el encubrimiento y la protección de la jerarquía vaticana”, concluyó.

Videos