El gobierno argentino ocultó que Cristina Fernandez sufrió la caída el 11 de agosto

Cristina Fernández

Cristina Fernández se cayó el 11 de agosto de 2013 y el gobierno ocultó esa caída durante 54 días.  El Vice Presidente Amado Boudou, sustituto constitucional si se necesitara, está siendo investigado por corrupción.

- Getty Images

MIAMI, Florida - El gobierno argentino ocultó al pueblo durante 54 días que la presidenta Cristina Fernandez había sufrido una caída seria, que le causó una lesión cerebro vascular.

El inesperado anuncio que la presidenta deberá permanecer un mes de reposo por recomendación médica, ha sacudido el escenario político local en plena campaña electoral para las legislativas del próximo día 27.

Tras ser diagnosticada este sábado con una "colección subdural crónica", o sea, en términos cómunes, un coágulo de sangre en la superfice cerebral, Fernández descansaba hoy, acompañada de sus hijos, en la residencia presidencial de Olivos, en la periferia norte de la capital argentina, en medio de un fuerte hermetismo oficial sobre como afrontara las próximas semanas.

El vicepresidente, Amado Boudou, que es investigado por corrupción,  regresó de forma anticipada de Brasil, donde estaba de visita oficial.

También viajó a Buenos Aires, procedente de la sureña provincia argentina de Santa Cruz, el hijo de la mandataria, Máximo Kirchner, mientras que su hija, Florencia, ya se encontraba en la capital argentina acompañando a su madre.

Los médicos recomiendan que Fernández, de 60 años, guarde reposo durante un mes por un coágulo en la cabeza, causado por un golpe que el gobierno logró ocultar durante 53 días, en medio de la campaña electoral, en la que ella, sin ser candidata, había asumido un rol protagónico tras la derrota del oficialismo en las primarias del pasado 11 de agosto. La caída tuvo lugar el 12 de ese mes, un día después de las primarias.

El rotativo español El País reseña que “el gobierno también ocultó que el Gobierno mantuvo oculto hasta la noche del sábado el hecho de que Fernández había sufrido un golpe en la cabeza el 11 de agosto, un día después de las elecciones primarias en las que el kirchnerismo obtuvo sus peores resultados en una década. Ocultó también que a raíz de ese traumatismo se le practicó una tomografía y que no se detectó nada anómalo”.

“El sábado en que ingresó la presidenta en el hospital porteño Fundación Favaloro desde la Casa Rosada se transmitió el mensaje de que no era más que un control rutinario, cuando en realidad Cristina Fernández padecía una arritmia cardiaca y dolores de cabeza, es decir, un “cuadro de cefalea”. Transcurrieron ocho horas de rumores y evasivas hasta que a las 21.49 el secretario de Comunicación, Alfredo Scoccimarro, leyó un parte firmado por los dos médicos de la presidenta. En ese texto se informaba por primera vez de que la presidenta había sufrido un traumatismo craneal el 11 de agosto. Pero no se indicaron las causas del golpe. Tal vez pudo producirse tras una lipotimia -es una mera especulación, dado que la presidenta ya la ha sufrido varias veces- pero el Gobierno no lo aclaró”, reseña El País.

La presidenta tuvo varias salidas pùblicas después de su caída, entre ellas:

Agosto 14: Da discurso en la feria de Tecnopolis, en Villa Martelli, Buenos Aires.

Agosto 15: Va a Asunciòn la ceremonia de inauguración del presidente de Paraguay, Horacio Cartes.

Agosto 27: Va a Montevideo la ceremonia de inauguración de la refinería de petróleo de Uruguay, ANCAP

Septiembre 4, 5, 6: Va a St. Petersbug para la reunion de los lìderes del G20

Septiembre 10: Recibe al presidente de Paraguay, Horacio Cartes en Buenos Aires

Septiembre 24: Va a Nueva York a la reunion de la Organizaciòn de Naciones Unidas ONU

Septiembre 30: Atiende en Buenos Aires, con el presidente José Mujica, la ceremonia de inauguraciòn del servicio de ferrys que unirà a Argentina con Uruguay.

Fernández, que padece problemas de tensión que periódicamente la obligan a reposar, se sometió en enero de 2012 a una operación en la que le extirparon la glándula tiroidea y que la mantuvo durante tres semanas apartada de su actividad habitual, periodo en que Boudou asumió de forma temporal la Presidencia.

Cristina Fernández, que llegó al Ejecutivo a finales de 2007 y en 2011 accedió a un segundo mandato al vencer en comicios por el 54 % de los votos, perdió en octubre de 2010 a su esposo y antecesor en el cargo, Néstor Kirchner, que falleció en la residencia familiar de El Calafate (Santa Cruz), víctima de un infarto masivo.